Una familia recorre los viñedos de una bodega. :: ARGI

El Mundo del Vino en el GPS

'Ribérate' en vendimia

Javier Pérez Andrés
29/09/2011
Las bodegas del Plan de Dinamización Turística impulsan el enoturismo al fomentar visitas a pie de viña en la recogida de uva.
 
Por primera vez en la historia de la DO Ribera del Duero, y gracias al Plan de Dinamización Turística de la Ruta del Vino de la Ribera del Duero, un grupo de bodegas se une para crear un paquete enoturístico vinculado al periodo de vendimias. La iniciativa logra que el visitante conviva con la frenética actividad de la bodega en esta época del año, sin alterar el trabajo cotidiano, pero conociendo de primera mano aspectos relacionados con las variedades de vid, la entrada de la uva en los lagares, los transportes y la actividad de la cosecha.

Toda una revolución, que demuestra la firme apuesta de la Ribera por el enoturismo. 16 bodegas ribereñas despliegan un amplio campo de actividades, donde el visitante tiene un magnífico repertorio donde poder elegir: vendimiar cortando racimos, catas de uvas, menús gastronómicos maridados, catas de mostos y vinos, sesiones de spa como complemento a la visita, contemplar la recepción de la uva en las mesas de selección y conocer los trabajos de remontados y bazuqueos en bodega, con la opción de elegir entre días laborables o fines de semana e, incluso,  turnos de mañana y tarde.

La ruta de las bodegas

Comenzando por la provincia de Valladolid, Emina ofrece su 'Experiencia Real de Vendimia', que incluye un taller de cata de uvas -dentro de un jardín con más de 40 variedades-, una visita guiada a la bodega y el Centro de Interpretación Vitivinícola Emina, y un almuerzo maridado en su restaurante, con cata de tres vinos incluida. Por su parte, Protos incluye, hasta el 9 de octubre y en todas sus visitas enoturísticas, una cata de las uvas recogidas directamente de sus viñedos. Cerca de allí, Comenge incluye visita a la bodega y los viñedos en plena vendimia, con paquetes que van desde la degustación de un par de vinos y un aperitivo, hasta un menú especial maridado.

Turismo rural y viña

Otra bodega de la zona, Arzuaga Navarro, presenta una serie de programas que permiten descubrir en familia, en pareja o con amigos algunos secretos de su vendimia. Una experiencia que se puede combinar con almuerzo y una sesión de spa, así como un taller de iniciación a la cata. Sin salir de Valladolid, otras bodegas como Condado de Haza y Viña Mayor también organizan durante estos días visitas guiadas y cursos de cata. Legaris, por su parte, amplía su horario de visitas, añadiendo un turno por la tarde, a las 16:45 horas, todos los sábados hasta el último de octubre. Sin olvidar que sus instalaciones están abiertas al público de lunes a domingo.

En la provincia de Burgos,  Félix Callejo abre sus puertas durante todos los días de la vendimia, con la posibilidad de contemplar la recepción de la uva en mesa de selección -y catarla en el momento-, visitar las instalaciones de la bodega, con cata de mosto y otra de tres vinos de la casa. Similar es el caso de Prado de Olmedo, donde se puede ver el proceso de elaboración, incluyendo cata de mosto. En Portia ofrecen un menú especial de vendimia en su Wine Bar, además de  visitas guiadas a diario y para grupos. Muy cerca, en La Vid, El Lagar de Isilla recibe al viajero con una visita al viñedo experimental, donde se catan variedades de uva recogidas de las viñas, seguida de un paseo por la bodega.

PradoRey ofrece un paquete completo de alojamiento, dos desayunos, cena con los vendimiadores, comida campestre con chuletillas, cena barroca, actividades relacionadas con la vendimia y doce botellas de tinto roble con etiqueta personalizada para cada cliente, de cara al fin de semana del 14 al 16 de octubre. Sin salir de Burgos, también Viyuela recibe a los visitantes en plena vendimia, acompañándoles hasta los viñedos para recoger racimos y ver después la entrega de la uva en bodega, la selección de racimos y los controles de calidad. Incluye una visita guiada y cata de vinos.

López Cristóbal también cuenta con su apuesta enoturística en vendimia, así como Pago de los Capellanes, que refuerza sus habituales visitas -de lunes a domingo- con la posibilidad de contemplar la recepción de la uva en bodega y en la mesa de selección. Por último, la firma Díaz Bayo ha organizado un plan especial de visitas en esta época del año, con un turno de mañana y otro de tarde. Se puede observar el proceso de doble selección de racimos y bayas, así como los trabajos de remontados y bazuqueos, sin olvidar una cata de mostos y vinos. Todas estas -y muchas más- recomendaciones están en: www.riberate.com.
ARTÍCULOS RELACIONADOS