Los ingenieros de ARBOR Vicente Castellanos, Helen E. Rowing y Fernando Sanz, con el director general de Protos, Carlos Villar, y el arquitecto Antonio Paniagua en la presentación de proyecto de ampliación la bodega de Peñafiel. :: Gabriel Villamil

BODEGAS PROTOS

Protos ampliará su bodega de Peñafiel con una inversión de 20 millones de euros

LORENA SANCHO
28/12/2017
En la montaña de vertiginosas cifras que atesoran los noventa años de Protos, de la historia que custodian los alrededor de 270 accionistas y que engrosa con bodegas en las denominaciones de origen Ribera del Duero y Rueda falta una, la que rubricará el emblemático proyecto peñafielense. Falta la de los veinte millones de euros que el grupo Protos invertirá desde enero de 2018 para la construcción de un centro logístico junto a la bodega de Peñafiel, la que rubricó el mismísimo arquitecto internacional Richard Rogers, y con el que pretende dar respuesta a las necesidades de un importante crecimiento experimentado en los últimos años.
 
Protos, mecida en los orígenes de la Ribera, remata las precisiones técnicas de su nuevo edificio para solicitar este próximo mes de enero la licencia de obras de una ambiciosa ampliación que desarrollará en una superficie de 22.000 metros cuadrados y que tiene previsto poner a pleno rendimiento a mediados del año 2020, tras una ejecución de dos años y medio.


El diseño, lejos de firmas internacionales, ha recaído esta vez en la vallisoletana empresa ARBOR Ingeniería y Arquitectura, que cautivó en el concurso de ideas con una propuesta integradora con el Medio Ambiente, con un edificio semienterrado que conectará con la bodega actual de Rogers a través de dos túneles y una red de tuberías subterráneas para transportar el vino, que evitará así el movimiento de camiones y ahorrará costes.

Un diseño rubricado por el arquitecto Antonio Paniagua, un icono vanguardista con dósis medioambientales, cargado en la experiencia de otros proyectos de la Ribera y que ha sabido encontrar las necesidades que Protos buscaba con esta apuesta. "La bodega que en el año 2008 abrimos tras un diseño de Richard Rogers se quedó pequeña, así que necesitábamos una ampliación pero que fuera eficiente, que estuviera bien integrada con el paisaje, que no sobresaliera ni hiciera sombra a la actual y, sobre todo, que estuviera sensibilizada con el Medio Ambiente, que fuera encaminada a dejar la menor huella posible en el paisaje", explica el director general de Protos, Carlos Villar.


Y ahí surgió la propuesta de ARBOR, de su equipo de jóvenes ingenieros y de su colaborador Antonio Paniagua. Un proyecto que desde el inicio ha tenido muy presente la vinculación entre Protos, Peñafiel y el castillo (Museo Provincial del Vino) para que se mimetice con la ladera y el viñedo, que le ha insuflado la innovación de un diseño integrador, la funcionalidad de las instalaciones y la eficiencia energética (la excavación para un edificio semienterrado se aprovechará para instalar el sistema de geotermia para la climatización, la iluminación será led y se instalará luz natural en las zonas de trabajo). "Hablamos de un proyecto semienterrado, con el propio viñedo ornamental en el acabado de la cubierta, integrado en la ladera y con parte de la bodega a unos ocho metros por debajo de la rasante", especifica el arquitecto, Antonio Paniagua. De tal forma, que las vistas desde el castillo arrojarán un edificio completamente integrado en el paisaje.


Las nuevas instalaciones ocuparán así una superficie de 22.000 metros cuadrados, de los cuales, 17.000 serán de cubierta. Darán respuesta a las necesidades de Protos, para hacer de centro logístico de sus cinco bodegas. Contempla así una embotelladora de unos 3.000 metros cuadrados, que triplica la superficie de la actual en el edificio de Rogers. A su alrededor, el proyecto organiza almacenes para todos los productos y materia prima necesaria en el proceso de embotellado; cartón, cajas y corcho, entre otros.


La parte más amplia del nuevo edificio se reserva para el almacenamiento, que se duplica con respecto a la actual bodega y llega hasta los 7.000 metros cuadrados. Una zona que permitirá vaciar la planta acristalada de la moderna bodega de Rogers en Peñafiel y reservarla para la organización de congresos o actos sociales. "Actualmente tenemos 37.000 visitas al año dentro de nuestro proyecto de enoturismo y aprovecharemos para dar un uso más social a esa planta, que además es la más bonita porque está acristalada, pero cuando esté vacía ya definiremos cómo hacerlo", avanza Carlos Villar, quien rechaza, al menos a corto plazo, que se destine para un uso hostelero.


Las nuevas instalaciones se completan con una amplia zona para la elaboración de pedidos, que permitirá preparar de forma simultánea producciones o exportaciones de los diferentes vinos que elabora, tanto de Ribera del Duero como de Rueda, pues la amplia zona de almacenamiento les permitirá tener producción suficiente de ambas denominaciones de origen. Desde aquí partirán los pedidos internacionales, actualmente el 22% de su producción total, así como los de distribución a todo el país.


El proyecto inicialmente contemplaba una inversión de 14 millones de euros, que finalmente se incrementará a 20 millones tras incorporar una zona de elaboración, muelles de carga, vestidores, orujos y recepción de uva, entre otras, que podría sustituir en un futuro a la bodega que Protos conserva en el casco urbano. "Estamos pendientes de una nueva línea de subvención de Bruselas para poder cerrar la del pueblo y centralizar todo en esta zona, porque además una bodega en el casco urbano no deja de ocasionar molestias. Y aunque aun no hemos decidido si haremos o no esa parte, la licencia de obras la vamos a pedir para el proyecto completo", especificó Carlos Villar.


Aunque no existe un número exacto de creación de puestos de trabajo, la importante inversión y el crecimiento experimentado en los últimos años augura la generación de empleo grapada al proyecto, de tal forma que la actual plantilla, formada por 67 trabajadores, se podría incrementar. "Nosotros realizamos contratos en función de las necesidades y el crecimiento. La previsión es que un proyecto de este tipo requiera algún empleo más, pero no hay determinado un número", precisa el director.

 
NOTICIAS RELACIONADAS