Riberjoven ambientó los bares y restaurantes de Peñafiel. :: A. O.

RIBERJOVEN 2017

Peñafiel muestra el potencial de sus vinos del año en una multitudinaria Riberjoven

AGAPITO OJOSNEGROS
02/10/2017
La tarde del pasado viernes se puso en marcha la decimosexta edición de Riberjoven, la Feria del Vino Joven y de la Gastronomía de la Ribera del Duero, que se ha celebrado en Peñafiel durante todo el fin de semana, junto a la XXVI Fiesta de la Vendimia que tuvo lugar el domingo. La cita arrancó con muy buenas expectativas, pues una de sus propuestas estrella, las siete catas comentadas, cubrían todas sus plazas varios días antes. Así, el martes se completaban las sillas de los dos hoteles participantes, las del Museo Provincial del Vino y las de una novedosa sala de catas que acaba de abrir sus puertas en la localidad. El total de inscritos asciendió a 144, que degustaron los vinos jóvenes seleccionados. Estas catas son un auténtico lujo, por los profesionales que las dirigen, por los lugares donde se celebran y por la puesta en escena, prácticamente profesional. Otra de sus peculiaridades es que son para todo tipo de público.
 
 
Una de las novedades de las catas tuvo lugar en uno de los hoteles colaboradores, donde el vino se probó primero en una copa de cerámica que imita a la que utilizaban los vacceos hace más de un milenio en el poblado de Pintia, un yacimiento arqueológico de la pedanía peñafielense de Padilla de Duero. En un vaso pintiano hallado en las excavaciones se encontraron restos que confirmarían el consumo de vino en Pintia en la época prerromana.


Otra de las actividades que agotó las inscripciones fue la visita teatralizada por las calles de la villa, que se desarrolló el viernes con más de cincuenta participantes, que concluyeron el paseo por el casco histórico contemplando una de las mejores panorámicas del pueblo, la que ofrece la terraza del centro cultural, donde disfrutaron de un cuentacuentos de vendimias degustando un vino. Asimismo, las visitas nocturnas de ayer a la Casa Museo de la Ribera completaron el aforo y también registró una buena participación una demostración de cocina con uvas y vino en un restaurante.


Toro ello giró en torno a Riberjoven, la Feria del Vino Joven y de la Gastronomía de la Ribera del Duero. Esta propuesta gastronómica se ha desarrollado en trece establecimientos hosteleros que ofrecías una tapa especial y la degustación de un vino joven de la Ribera, a elegir de una carta de 36 referencias, por 2,80 euros. Las tapas entran a concurso y los encargados de elegir la mejor son los propios clientes. Premio para los bares y premio también para ellos, pues aquellos que hayan votado participaban en un sorteo de actividades enoturísticas. Los tintos y algún rosado de esa carta se pueden adquirir en tres enotecas colaboradoras.


Otras actividades que refuerzan el cartel de Riberjoven son un taller de alfarería para niños, diversas actuaciones de música folk y danzas tradicionales o el largo paseo de un tren turístico, bautizado como 'tren del vino' que recorre la localidad.


Gran ambiente, en definitiva, el que se vivió ayer en Peñafiel con la celebración de Riberjoven, que hoy  continúa con la XXVI Fiesta de la Vendimia. A partir de las 12:00 horas comenzará con un desfile de carros de vendimia hasta la plaza del Coso, donde el delegado territorial de la Once en Castilla y León, Ismael Pérez Blanco, dará el pregón. Acto seguido, se procederá al tradicional pisado de la uva, el reparto del mosto y las danzas regionales, ya en la plaza de España como escenario.

Las calles del centro de la cuna de la Ribera del Duero volvieron a registrar ayer un gran ambiente gracias a la celebración de la XXVI Feria de la Vendimia de Peñafiel, que coincidió con la feria de vinos jóvenes y tapas Riberjoven. Los festejos comenzaron con un desfile de carros de vendimia desde la plaza del Salvador a la del Coso, integrado por un buen número de vendimiadores, ataviados a la vieja usanza, así como por los grupos de danzas locales y también por dos agrupaciones de dulzaineros que pusieron la banda sonora al pasacalle. En el Coso culminó el rito del pisado de la uva, a cargo de Carmen Ruiz, joven experimentada en estas lides. Después se repartió mosto. El delegado territorial de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez, pronunció el pregón de la fiesta.




Cata popular en Olivares


El vino, sin salirse de la Ribera, también fue el protagonista en Olivares de Duero, municipio que acogió el sábado la VI Cata popular de uvas y otros senderos del Duero, que incluyó senderismo por el paisaje vitivinícola con vistas al Duero, tapas y un concurso para identificar diversas variedades de uva.
 
NOTICIAS RELACIONADAS