Javier Luengo, Carlos González y Santiago Mora, director general de la DO Rueda. :: Fran Jiménez

DO RUEDA

Los expertos de la Guía Peñín calculan que los vinos de la DO Rueda obtendrán siete puntos sobre diez

PATRICIA GONZÁLEZ
15/03/2017
Varios expertos de la 'Guía Peñín' recalaron durante la jornada del lunes en la Denominación de Origen Rueda para realizar una cata de las más de 300 referencias, un 10% más que el pasado año, que las bodegas de la zona han enviado al Consejo Regulador para que sean calificadas e incluidas en la en esta publicación que verá la luz el próximo mes de octubre. Según el director de la Guía, Carlos González, y el responsable editorial, Javier Luego, la calificación de este año será similar a la de la pasada edición pero fluctuará un poco debido la añada.
 
«Lo que puedo decir por el momento es que la zona se mantiene. La media de los vinos españoles estará entorno a los 88 puntos y en la DO Rueda, según la valoración del pasado año se encuentra en 88,1 o 88,2. Estos datos extrapolados a puntuaciones de cero a diez supone que la DO Rueda tendría una puntuación aproximada de 6,8 o 7. Es una nota que está muy bien y que este año será similar y tendrá alguna fluctuación debido a la añada".


De los verdejos catados, los expertos aseguraron que «la tendencia con respecto a los últimos años es bastante homogénea. Se marca un nivel cualitativo parecido. Hay más notas de calidez, el verdejo es más maduro y en boca más ligero. Los matices son correctos». Respecto a las otras variedades de uvas de la DO Rueda, la 'Guía Peñín' cree que los Sauvignon Blanc conserva sus rasgos varietales con una frescura singular pero «las bocas se quedaban más cortas que en años pasados». Los fermentados en barrica tienen un equilibrio en madera y fruta, buena expresión, estructura, fuerza y contundencia.


Por su parte el Director General de la DO Rueda, Santiago Mora, mostró su satisfacción al ver como año a año se crece en número de muestra y referencias que envían las bodegas y explicó que «lo que nos tiene que marcar el futuro son esas elaboraciones especiales en barrica y otras crianzas que poco a poco nos van abriendo el abanico del portafolio. Es un rasgo que evidencia que las bodegas están escuchando al mercado y acertando en su elaboración cada vez con más equilibrio y aprovechando la versatilidad de la uva autóctona».

 
NOTICIAS RELACIONADAS