Mesa redonda en la que se analizaron los barrios de bodegas como atractivo turístico del Cerrato de Palencia. :: L. A. Curiel

BODEGAS SUBTERRÁNEAS

Los barrios de bodegas son un claro atractivo turístico del Cerrato de Palencia

LUIS ANTONIO CURIEL
30/10/2017
Baltanás ha acogido una mesa redonda bajo el título 'Bodegas, Patrimonio Rural', enmarcada en la VII Feria del Queso y el Vino, que tendrá hoy su momento central con numerosas actividades programadas durante toda la jornada. El acto se celebró en un marco tan especial como el Museo del Cerrato Castellano y congregó a numerosos vecinos y visitantes atraídos por un tema tan interesante como las bodegas. De hecho, este año el propio Museo ha querido destacar la importancia de este patrimonio etnográfico dedicando un amplio espacio a las bodegas en el Cerrato palentino, que son un potencial turístico que cada vez atrae a más visitantes.
 

La mesa redonda contó con la intervención de Nacho Rincón, en representación de las bodegas del pueblo burgalés de Moradillo de Roa; Marisa Franco, de la Oficina de Turismo de Astudillo; Valentín Rincón, presidente de la Asociación de Bodegas y Cuevas de Dueñas; Jorge Domingo Martínez, alcalde de Torquemada; María José de la Fuente, alcaldesa de Baltanás; Miguel Portillo, gerente de ADRI Cerrato Palentino, y María Herrero, de la Asociación Cultural Juvenil Sin Fronteras, de Villaherreros, que contó la experiencia relacionada con la promoción de sus bodegas la pasada semana en una jornada de hermanamiento con otros pueblos de Castilla y León.
 

Cada uno de los ponentes comentó las distintas actuaciones llevadas a cabo en sus barrios de bodegas para poner en valor este patrimonio etnográfico que es un claro reclamo para el turismo. De hecho, las actuaciones llevadas a cabo en las bodegas de Moradillo de Roa, perteneciente a la Ribera del Duero, han sido premiadas a nivel nacional con varios galardones como reconocimiento al trabajo e implicación vecinal. Por su parte, los municipios más representativos de bodegas del Cerrato palentino, comentaron las actuaciones que están llevando a cabo en la actualidad para promocionar turísticamente este patrimonio. Dueñas pertenece a la Ruta de Vino de Cigales, mientras que Torquemada y Baltanás forman parte de la Ruta de Vino de Arlanza, lo que supone una clara apuesta por el enoturismo. Muchas de estas construcciones hipogeas datan de los siglos XIII y han llegada hasta la actualidad en unas condiciones óptimas de conservación.
 

En el caso de Astudillo, cuenta con dos zonas de bodegas tradicionales y una serie de pasadizos convertidos en bodegas construidos en piedra de sillería, que son una característica propia de la localidad.
 

Por su parte, la ciudad eldanense tiene censadas 365 bodegas y cuevas distribuidas en cuatro cotarros, mientras que Torquemada dispone de un censo de 465 bodegas en cinco barrios con una extensión superior a las 13 hectáreas y desde 2015 cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural en la categoría de patrimonio etnológico, al igual que Baltanás, cuya originalidad principal es que las bodegas se localizan en dos cerros, con una ocupación de cinco hectáreas y distribuidas hasta en seis niveles.

NOTICIAS RELACIONADAS