Los sumilleres reunidos ayer en el Museo del Vino de Peñafiel. :: Agapito Ojosnegros

SEGUNDAS JORNADAS TÉCNICAS INTERNACIONALES DE SUMILLERÍA

La Organización del Vino y la Viña aprueba un plan de estudios para la profesión de sumiller

AGAPITO OJOSNEGROS
17/10/2017
La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV, ente intergubernamental formado por 46 estados) ha aprobado un plan de estudios, validado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería, para impartir una enseñanza reglada y certificada de ámbito internacional, que uniformice la formación de los sumilleres de todo el planeta. Así lo anunció ayer el presidente de la Asociación de Sumilleres de Castilla y León (ASCYL), así como de la Unión de Asociaciones Españolas de Sumilleres (UAES).
 
Pablo Martín se mostró ayer muy satisfecho por la magnífica respuesta de sus colegas, que llegados de distintos puntos de España completaron las inscripciones de las 2ª Jornadas Técnicas Internacionales de Sumillería, organizadas por la asociación castellanoleonesa, quien, además, ejerció de anfitriona, pues la cita fue en su sede, en el Museo Provincial del Vino, que se ubica en el castillo de la localidad vallisoletana de Peñafiel.
 

Hubo que estirar las 100 plazas disponibles hasta las 110 ante la gran demanda, que rondó las 200 peticiones. El atractivo de esta propuesta formativa también lo rubrican las 16 bodegas participantes, así como los vinos 30 vinos que aportaron, de zonas vitivinícolas como Ribera del Duero, Toro, Rueda, Sierra de Salamanca, Montilla Moriles, y, también, vinos portugueses de Madeira.
 

Otro motivo de satisfacción, del que Martín hizo partícipes a los congregados, fue el hecho de que la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV, ente intergubernamental formado por 46 estados) ha aprobado un plan de estudios –validado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería- para impartir una enseñanza reglada y certificada de ámbito internacional, que uniformice la formación de los sumilleres de todo el planeta. Con este programa académico de 750 horas lectivas teórico-prácticas (en el que han participado tanto la UAES como la ASCYL), se apuesta por atraer a jóvenes y a aquellos profesionales de hostelería que quiere especializarse, porque como reconoció el propio Pablo Martín: “La sumillería es una profesión de futuro”. Asimismo, evitar el intrusismo es otra de las metas.
 

“Ha sido un paso importantísimo”, reconoció el presidente de los sumilleres, “porque la OIV no estaba mucho por ello ya que se compone más por técnicos y enólogos que por sumilleres, pero al final lo hemos conseguido”. Como también han conseguido su reconocimiento como representantes de los consumidores, dentro de este organismo, para ejercer como jurados en aquellos concursos internacionales homologados por la OIV, como pueden ser, en España, los premio Zarcillo o los Bacchus.
 

Una vez que ya cuentan con al aval del plan académico, ahora los esfuerzos de los sumilleres se centran “en ver quién capitanea esto en cada país, si es el ministerio correspondiente o somos las propias asociaciones las que estampemos" el sello pertinente en los certificados profesionales para que la capacitación sea reconocida internacionalmente.   
 

En cuanto a dónde se impartiría el curso, esto está en proceso de estudio, pudiendo ser “sitios homologados, como las propias asociaciones, o, en Castilla y León, me gustarían que fuesen las cámaras de comercio pues ya están homologadas para ello, siendo además pioneras en hacer cursos grandes”. Esto segundo facilitaría mucho los trámites, estima Martín, quien también señaló que “se creará un grupo de expertos quienes examinarán”. La preparación equivaldría, por establecer una comparación que se aproxime, a un módulo.
 

A nivel regional, los planes de la ASCYL son conseguir por parte de la Junta, a través del Ecyl, un certificado profesional aplicando los mismos parámetros pedagógicos y  tiempo de duración, una acreditación “con la misma validez que la de la OIV, con reconocimiento nacional e internacional”.
 

La calidad con mayúsculas aplicada al turismo
 

El director general de turismo, Javier Ramírez, que abrió el evento, resaltó la figura del sumiller como experto en vino y en su cultura, de atención al cliente, de generación de gasto, de transmisor de una imagen positiva de los destinos turísticos. Hablamos de muchas cosas: hablamos de calidad con mayúsculas aplicada al turismo, y esa calidad turística forma parte esencial de la estrategia turística de la Junta, que se traduce en actuaciones concretas”, las que pasó a desgranar.

NOTICIAS RELACIONADAS