Fernando Zaratiegui, director general de la bodega Palacio de Bornos. :: Fran Jiménez

FERNANDO ZARATIEGUI, DIRECTOR GENERAL DE PALACIO DE BORNOS

«Hay que ordenar el crecimiento de la DO Rueda y hacerlo sostenible»

PATRICIA GONZÁLEZ
10/10/2017
Tras varias generaciones vinculadas con el vino, la familia Sanz inició en 1976 la historia más reciente de Palacio de Bornos con la construcción de una nueva bodega en la localidad de Rueda. Treinta años después, Bodega de Sarría tomó el testigo y profundizó en la línea de sólido trabajo y continua apuesta por la innovación que han llevado a Palacio de Bornos a ser una de las marcas más reconocidas de Rueda, Denominación de Origen que ha experimentado una espectacular evolución en los últimos tiempos. El director general de Palacio de Bornos, Fernando Zaratiegui, licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y Máster en Dirección de Empresas por el Instituto de Empresa (Madrid), fue nombrado el pasado domingo, 8 de septiembre, Bodeguero de Honor de la Fiesta de la Vendimia.
 
–¿Qué supone para usted este nombramiento?
–Para mí y para la bodega, una de las de mayor tradición en Rueda, es un reconocimiento a una trayectoria y a un saber hacer. Es un reconocimiento a la calidad de nuestros vinos y al buen trabajo realizado durante décadas. Me gustaría destacar el increíble desarrollo de la Denominación de Origen Rueda a nivel nacional y una evolución en ventas envidiable. Esta DO ha sabido capear los años difíciles de la crisis económica duplicando sus ventas, pero creo que es momento de reflexionar un poco, de ordenar su crecimiento y hacerlo sostenible en el tiempo. El Consejo Regulador está en ello.


–¿Cómo ha sido la cosecha de Palacio de Bornos este año?
–De magníficas calidades pero escasa. La heladas y la sequía nos ha repercutido. Creo que tendremos, al igual que en la zona, un 22 ó 23 % menos de uva, un porcentaje que es elevado por lo que hay que ver si somos capaces, en toda la Denominación de Origen Rueda, de manejar esta circunstancia. Lo positivo será que un descenso tan grande en la materia prima sirva para que el mercado ordene precios y calidades que ayudarán a mantener la imagen de la DO Rueda.


–¿Qué presencia tienen sus vinos en el mercado nacional?
–Nosotros tenemos una distribución en el mercado nacional amplia. Nuestra marca, Palacios de Bornos, con los vinos secos, los "frizzante" y espumosos son nuestro mayor activo en hostelería y restauración.


–¿Tendrán sus espumosos más ventas con el problema de la independencia de Cataluña y el posible boicot a los productos catalanes?
–Pues lo vamos a ver ahora. Es cierto que hace años, cuando empezaron los movimientos en Cataluña, en la campaña de navidad, las ventas del espumoso en Castilla y León y de otras zonas se vieron incrementadas fuertemente, pero esos volúmenes se incorporaron en aquel momento y no se consolidaron. Creció algo pero no mucho. Este año veremos, todavía es pronto.


–¿China y Estados Unidos, que eran mercados emergentes, siguen siéndolo o se han estancado?
–Estados Unidos es un mercado emergente y ahora, con la campaña entre Rueda y Ribera de Duero, confiamos en que tenga sus frutos a corto y medio plazo. Hay que hacer inversiones potentes para introducir y consolidar la marca en un mercado que es importantísimo para la Denominación de Origen Rueda. China no lo es tanto. Es un mercado que tiene que evolucionar. Se venden grandes vinos, vinos franceses, pero el mercado está muy fragmentado y no conocen muchas de las variedades españolas. Creo que China es una apuesta a largo plazo y que Estados Unidos es el gran mercado en el que tienen que estar presentes los vinos de Rueda.


–¿Cuál es el nivel de la DO Rueda?
–Creo que en la ultima década Rueda ha sabido posicionarse en dos aspectos. El primero es que se ha desarrollado muy bien en el mercado nacional, ya que antes el consumo de vino blanco era residual, y Rueda ha sido capaz de explotarlo. El blanco es muy valorado, su consumo es alto y tiene un desarrollo comercial muy positivo. La segunda es que estamos empezando a posicionar la variedad verdejo en el mercado internacional. Esta es la apuesta. La tres R, Rioja, Ribera de Duero y Rueda son las que mayor potencial tienen y mayor desarrollo.


–¿Qué importancia tiene la Ruta del Vino Rueda como elemento aglutinador del enoturismo?
–El enoturismo ha llegado para quedarse. Rueda es más joven ya que, por un lado, tiene menos historia, por lo que necesita explotarlo cada vez más. Tenemos mercados potentes muy cerca como es el caso de Madrid. Es una zona que tiene mucho que dar a conocer y el turismo enológico se está posicionando como uno de los más solicitados. Recibimos a mucha gente por lo que tenemos que aprovechar este flujo de visitantes.

 
NOTICIAS RELACIONADAS