Vendimia manual en un viñedo de Toro. :: Fran Jiménez

VENDIMIA 2017

Finaliza la vendimia más temprana con una cosecha de unos 175 millones de kilos de uva, lo que supone una merma media del 41%

NIEVES CABALLERO
16/10/2017
El balance provisional de la vendimia de 2017 en las 13 denominaciones de origen de Castilla y León es de 175.830.353 kilos de uva, a falta de cortar los últimos racimos en una fechas en las que otros años la recolección estaba en su punto más álgido, excepto en las zonas más tempranas. La reducción media ha sido del 41%, ya que el año pasado la cosecha rondó los 300 millones de kilos de uva. Eso confirma, incluso empeora, las previsiones más pesimistas que apuntaban a que la cosecha de uva de esta añada iba a ser escasa respecto a la campaña anterior, en la que denominaciones de origen como Ribera del Duero, Rueda, Toro y Sierra de Salamanca tocaron un techo histórico. Todos los consejos reguladores destacan que la uva que ha entrado en los lagares es de máxima calidad porque, a falta de lluvias, no ha habido riesgo de aparición de enfermedades y  ha madurado bien.
 
 
Eso es lo que ha marcado precisamente la añada de 2017, la ausencia de precipitaciones en primavera y un verano muy caluroso. Esta cosecha de uva podría recordarse como la de la sequía, pertinaz como nunca, en la memoria de los viticultores. La vendimia ha sido muy temprana y muy corta. Los racimos han escaseado en las cepas y además eran más pequeños y tenían menos peso, al igual que los granos. Además, viticultores y bodegueros se han visto obligados a extremar la selección a la hora de elegir los racimos.


La cosecha de uva de 2016 fue excepcional en cantidad con más de 300 millones de kilos, con los 297 recogidos en las denominaciones y los 14 millones recolectados en el resto de los viñedos de la comunidad autónoma amparados por la Indicación Geográfica Protegida Vino de la Tierra de Castilla y León.


La sequía


Por el contrario, este año, las denominaciones de origen se han visto penalizadas por la sequía en cantidad, aunque todas ellas aseguran que la calidad está garantizada. Así, por ejemplo, en Ribera del Duero la reducción de uva se eleva a 59%, ya que el año pasado los viticultores recolectaron una cosecha récord de 133 millones de kilos, frente a los 55 de 2017. La vendimia arrancó en esta comarca el 8 de septiembre y se espera que culmine mañana con la variedad tinta cabernet sauvignon, que es más tardía. El Consejo Regulador insistió en que la calidad ha sido buena, aunque por desgracia la escasez va a poner en dificultades a más de una bodega a la hora de dar respuesta a las peticiones comerciales de los distribuidores y clientes de sus vinos.


La más madrugadora a la hora de vendimiar fue Cebreros, que este año va a calificar por primera vez la cosecha como Denominación de Origen. En Cebreros la recolección comenzó el 5 de agosto para las cepas de la uva blanca albillo real. Las bodegas dejaron de recoger uvas el pasado 3 de octubre. «Ha sido un año muy seco pero la uva es de mucha calidad», señaló Marcos Martín, de la Asociación Vinos de Cebreros. «Los rendimientos medios han registrado un importante descenso», se lamentó. Aún así, la primera cosecha calificada de los vinos de Cebreros ronda los 600.000 kilos de uva. Una buena cifra para arrancar con las nuevas contraetiquetas de Cebreros en una zona vitivinícola histórica, cuando hasta ahora se calificaban sus botellas como Vino de la Tierra de Castilla y León.


También para la Denominación de Origen Rueda la vendimia ha sido la más temprana de su historia. Comenzó el 16 de agosto con la variedad blanca sauvignon blanc. Se han recogido 83.420.637 kilos, el 23% menos respecto a 2016,  cuando fueron cerca de 110 los millones de kilos de uva calificados. En este caso, las heladas registradas a finales de abril y las granizadas de mayo se sumaron a la sequía para dañar los viñedos, sobre todo en la provincia de Segovia. Aún así, el Consejo Regulador «espera unos vinos equilibrados y de gran calidad».


De la misma forma, la Denominación de Origen Toro va a tener que conformarse con cerca de 15,7 millones de kilos de uva, lejos del récord histórico de 23 millones del pasado ejercicio, cuando la media de la última década es de 19,8, según reitera su director técnico, Santiago Castro. La vendimia está a punto de concluir.


«Excepcional»


Las heladas, por un lado, y la baja pluviosidad, por otro, han marcado la vendimia en la DO Bierzo con una producción de uva controlada de 9.130.851 kilogramos, el 32,47% menos que la campaña anterior. La variedad tinta mencía ha registrado una merma del 29,28% y la blanca godello del 36,48%. La calidad de la uva en cuanto a su estado sanitario ha sido «excepcional» y dará lugar a vinos algo más alcohólicos que los de anteriores campañas, pero con «unos parámetros de pH y acidez muy buenos», lo que favorecerá su gran calidad y las perspectivas para el envejecimiento.


La Denominación de Origen Cigales finalizó su vendimia el 9 de octubre con una producción total de 5.749.295 kilos de uva, el 33% menos que en la cosecha del año anterior, que ascendió a 8.489.773. «Las heladas primaverales, la sequía y el calor excesivo de este año han causado la merma de producción de una campaña complicada, meteorológicamente hablando», según fuentes del Consejo Regulador.

Las heladas


También la DO Arlanza confía en que la vendimia finalice mañana. Por el momento, se han recogido 460.000 kilos, el 64% menos que en 2016, año en el que se recolectaron 1.270.000 kilos. «La calidad es muy buena porque la uva ha madurado muy bien y porque no ha habido enfermedades», apuntó su director técnico, José Ignacio Marqués. «Las heladas arrasaron algunos viñedos», añadió el responsable de la denomiación burgalesa.

La peores previsiones se han cumplido también en Tierra del Vino de Zamora con menos de la mitad de la cosecha de uva, respecto al 2016. De hecho, es la peor cosecha en cantidad de uva desde su constitución como zona de calidad hace una década, en abril de 2007. Las bodegas amparadas por el Consejo Regulador han recibido 512.104,30 kilos de uva, frente a los 1.161.971,47 de la cosecha del año anterior, lo que supone un descenso del 56%.


También ha sido la vendimia más madrugadora desde que se tienen registros en la Sierra de Salamanca, donde se han recolectado 352.360 kilos de uva, 30.000 más que en 2016. Pero en este caso el director técnico, Miquel Udina, recuerda que este aumento se debe al incremento en el número de hectáreas que han entrado en producción. «El estado sanitario de la uva ha sido inmejorable y el fruto es de excelente calidad», señaló Udina.


A los alrededor de 175 millones de kilos de uva de las denominaciones de origen de la comunidad autónoma, habría que sumar lo recolectado por los bodegueros que califican sus referencias como Vino de la Tierra de Castilla y León. Todavía no hay cifras, pero el año pasado las 190 bodegas inscritas en esta Indicación Geográfica Protegida cosecharon cerca de 14 millones de kilogramos de uva de calidad.


COSECHA 2017

Denominaciones de origen    Kilos de uvas

Rueda                                 83.420.637
Ribera del Duero                  55.000.000
Toro                                    17.700.000
Bierzo                                   9.130.851
Cigales                                  5.750.000
Tierra de León                        1.300.000
Arribes                                      700.000
Valles de Benavente                   704.505
Cebreros                                   600.000
Tierra del Vino Zamora               512.000
Arlanza                                     460.000
Sierra de Salamanca                  352.360
Valtiendas                                 200.000
TOTAL                                 175.830.353
 
NOTICIAS RELACIONADAS