Vendimia en un viñedo de la bodega burgalesa Paco de los Capellanes, en Pedrosa de Duero, en Ribera del Duero, hace un par de años. :: Agapito Ojosnegros

DO RIBERA DEL DUERO

Felices 35 años de la Ribera del Duero

NIEVES CABALLERO
24/07/2017
La aprobación oficial del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero está fechada el 21 de julio de 1980, este viernes hace 35 años. Siete lustros después, esta comarca vitivinícola que se extiende por las provincias de Burgos, Valladolid, Segovia y Soria, ha protagonizado una auténtica revolución, que incluso cambió el concepto de viticultura en toda España, según subraya José Trillo, quien fue su presidente durante casi siete años (2007-2013) y vocal técnico en representación del entonces Consejo General de Castilla y León, en la etapa preautonómica (el Estatuto se aprobó en 1983).
 
El clima, el suelo y la variedad tempranillo o tinto fino son las señas de identidad de sus vinos. De hecho, la Ribera del Duero recibió el Wine Star Award como Mejor Región Vinícola del Mundo en 2012. Galardón concedido por la prestigiosa revista ‘Wine Enthusiast’ por su «histórica y tradicional manera de extraer la mayor expresión de la uva tempranillo», porque no logra los mismos resultados en ninguna otra zona, analiza Degusta Castilla y León.


Ya en 1978, la Unión Territorial de Cooperativas Vitivínicolas de Burgos solicitó la creación de una denominación al Ministerio de Agricultura, que fue reconocida de forma provisional como La Ribera, un año más tarde. En julio de 1980 se constituyó el Consejo Regulador provisional, que propuso cambiar el nombre por Ribera del Duero. Sin embargo, ese nombre era el de la Cooperativa de Peñafiel, hoy conocida como Protos, que finalmente llegó a un acuerdo  y cedió la marca. Fueron años en los que la propia Vega Sicilia mostró mucha generosidad al formar parte de un organismo que no necesitaba, incluso su gerente, Jesús Anadón, fue vocal del pleno del Consejo Regulador por Valladolid.


Era una época en la que se vendía mucho clarete a granel, pero los críticos se fijaban solo en los tintos. Un hombre como Alejandro Fernández fue clave, vendía sus tintos botella a botella y los periodistas especializados comenzaron a descubrir que en esta zona se elaboraban vinos del tipo a los del Médoc y el Pomerol (Burdeos, Francia). Las inversiones han sido continuas desde sus orígenes aunque en la última década ha despertado el interés de grupos de fuera de Castilla y León.


Han pasado 35 años y 35 son los personajes que han explicadom a Degusta Castilla y León de cómo se ha construido desde la nada la actual Ribera del Duero.
 
NOTICIAS RELACIONADAS