Fernando Rodríguez de Rivera Cremades y el enólogo Ángel Luis Margüello, con las cocineras de la Posada Real Sitio de Ventosilla. :: Ramón Gómez

EL MUNDO DEL VINO EN EL GPS

El 'terroir' de Rubens

JAVIER PÉREZ ANDRÉS
22/03/2013
La bodega y finca de PradoRey, que hunde su raíces en el siglo XVI, es hoy el envase cultural más atractivo del enoturismo en el Duero
 
Los visitantes se quedan perplejos cuando les cuentan la historia del lugar al recibirles en la bodega. Una de ellas permite dar rienda suelta a la imaginación, sin salirse del todo de los documentos y de la veracidad histórica. Pudo haber sido una mañana soleada del otoño de 1603. Un joven pintor flamenco visitaba la finca atendiendo a la llamada del poderoso Duque de Lerma. El joven artista era Pedro Pablo Rubens, que vino a España en esa época enviado por el Duque de Mantua, con regalos y pinturas para el rey Felipe III. Su estancia en La Ventosilla duró poco, pues fue la ciudad del Pisuerga la que acogió al genial pintor durante su estancia española.

Dicen que fue aquí, en La Ventosilla, casa de campo del Duque, donde se pudo inspirar, en parte, para pintar el retrato ecuestre del Duque de Lerma. Y hay quien sostiene que el paisaje de fondo de encinas, pinares y suaves cerros, delata la estancia del pintor. La ambición del duque y la maestría del retrato ecuestre del pintor sellaron una estampa del arte en el mismo lugar donde hoy se alza el bello palacete de piedra de sillería, de clara inspiración herreriana, justo al lado de la capilla, que aún conserva un bello retablo dedicado a San Andrés, con pinturas de finales del XV o comienzos del XVI.

Sin duda, estamos en el terroir de Rubens. Este es el mayor activo de la bodega PradoRey, cuya finca Real Sitio de Ventosilla está documentada desde 1521. Precisamente el vino debe su nombre a uno de los siete pagos de viñedo, el Pago del Rey, donde cazaban los Austrias. Hay quien asegura que la reina Isabel La Católica anduvo por sus bosques, repletos entonces de ciervos y otros animales.

Un recurso del Duero

Esta bodega ribereña, anclada en el término municipal de Gumiel de Mercado, se alza como uno de los recursos históricos artísticos y medioambientales más contundente de todo el ámbito del Duero. La lista de personajes a quienes se vincula su estancia en La Ventosilla es muy larga, desde Lope de Vega a Pío Baroja. Pero PradoRey y su finca, con siete kilómetros de río Duero, es mucho más que la mayor explotación de viña de la región, con 520 hectáreas de viñedo plantado a finales de los 80. Fue el empresario valenciano Javier Cremades quien, en los años 80, adquirió a la familia Velasco la finca de 3.000 hectáreas, iniciando así el proyecto vitivinícola que hoy dirige su nieto Fernando Rodríguez de Rivera Cremades. Los primeros años de la viña y la bodega estuvieron en manos de Alfonso Velasco.

La bodega PradoRey se alza hoy como uno de los recursos turísticos del vino de mayor calado. El paisaje de viñedos, sorteando bosques de encinas, y el curso del Duero permiten recorridos por la naturaleza disfrutando de un espacio donde los cultivos agrícolas, la vaquería, la granja de ovejas de raza churra y las dos minicentrales eléctricas que abastecen de energía a la finca le otorgan el carácter de un pequeño paraíso dentro de la Ribera del Duero. El palacete de La Ventosilla es hoy un pequeño hotel rural con 18 habitaciones y también el punto de partida de los distintos recorridos que culminan en la nueva bodega, construida en 1996.

Aportación enológica

El enólogo Ribereño Ángel Luis Margüello dirige desde entonces las elaboraciones de los vinos de PradoRey, a las que se unen los blancos, que la bodega elabora en sus instalaciones de Rueda. El rasgo cultural se manifiesta en una agenda de actividades que culminan con las jornadas durante la vendimia. La aportación enológica de la firma se cimenta en la variedad tempranillo, que ocupa casi el 90% del viñedo, al que se suman las plantaciones de merlot y cabernet sauvignon. De ahí que muchos de los vinos de PradoRey tomen el nombre de los siete pagos: Hoyo Dornajo, La Mina, Prado del Rey, El Pino, Los Robles, Valdelayegua y Salgüero.

En la pasada campaña, 5.000 personas visitaron la finca y bodega, disfrutando del viñedo, el paisaje, la estampa ganadera, los recorridos por el bosque de ribera y la degustación de sus vinos.

Guía

Bodega.  Real Sitio de Ventosilla, Gumiel de Mercado (Burgos).
Contacto.  947 546 900.
Enoturismo. La firma ofrece numerosas opciones, aunque las visitas a bodega y los recorridos por la finca son las opciones principales. En julio organizan jornadas de teatro barroco y cenas, con la misma temática, en periodo de vendimia.
Para Semana Santa:    http://www.pradorey.es/ficheros/paginas/PradoRey_Semana_Santa2013.pdf -Programa junto con la Posada RSV (195 euros).-Visita a la bodega con cata maridada con gastronomía típica de la Semana Santa: torrijas, bacalao, etcétera. (10 euros).
NOTICIAS RELACIONADAS