CONCURSO MUNDIAL DE BRUSELAS VALLADOLID 2017

Castilla y León logró once de los 29 vinos Gran Oro españoles en el Mundial

J. ASUA
15/05/2017
Poderío enológico. De España y, en especial, de Castilla y León. Los vinos de la comunidad autónoma que han competido en el Concurso Mundial de Bruselas, celebrado en Valladolid del 5 al 7 de mayo y en el que se han valorado 9.080 elaboraciones de todo el mundo, han vuelto a demostrar su calidad en esta prestigiosa cita. De los 619 galardones obtenidos por las bodegas del país, 182 corresponden a caldos de la región, lo que la sitúa en la primera posición en premios, seguida de La Rioja (134) y Cataluña (66).


Todos los premios se pueden consultar en este enlace
 

Un panel formado por 320 catadores de primera línea, procedentes de cincuenta países, han valorado con la máxima puntuación once referencias producidas en la comunidad (España ha obtenido 29 en total), que desde ayer ya pueden estampar en las botellas la codiciada Gran Medalla de Oro, un sello que garantiza la apertura de nuevos mercados y que atrae clientes en el ámbito nacional e internacional. Otros 66 vinos castellanos y leoneses han obtenido Medalla de Oro y 107 han logrado la de plata.


Los mejores de la comunidad autónoma, los 'top', en opinión de los jueces, han sido: Aldeasoña 2010 (Vino de la Tierra), de la Bodega Convento San Francisco; Alfredo Santamaría 2013, de la DO Cigales; Aponte Reserva 2008, de la DO Toro y producido por Bodegas Frontaura; Arzuaga Reserva Especial 2011, de la DO Ribera de Duero; Burro Loco Rosado 2016 (Vino de la Tierra), de Concejo Bodegas; Cardela 2014 (Ribera de Duero), de Bodegas Bohórquez; Finca Valdemoya Rosado Pálido 2016 (Vino de la Tierra), de Hijos de Alberto Gutiérrez; Lezcano-Lacalle 2012, de la DO Cigales y elaborado por la bodega del mismo nombre; Pago Negralada 2014 (Vino de la Tierra), de Abadía Retuerta; Santo Syrah 2014 (Vino de la Tierra), de Pago Heredad de Urueña, e Yllera Verdejo Vendimia Nocturna 2016, de la DO Rueda y producido por Bodegas Grupo Yllera.


Llama la atención que en este palmarés cinco vinos no tengan denominación específica y se hayan presentado bajo el marchamo Vinos de la Tierra. Según aclaran los expertos, son bodegas que o bien se sitúan fuera del territorio de las DO o que perteneciendo a alguna de ellas se han elaborado de una manera especial o peculiar, que se sale de los parámetros que marcan los diferentes consejos reguladores.


Los bodegueros premiados recibieron ayer con satisfacción el galardón. Javier Bohórquez, «padre» del Cardela 2014, destacaba que el buen producto ya lo tenían. «Lo que ganamos es notoriedad; es la primera vez que nos presentábamos y obtener un Gran Oro en un concurso muy neutro, donde no hay intereses comerciales, y con un panel de catadores que está fuera de toda duda es una gran noticia», subrayaba.


«Acicate» fue la palabra elegida por Enrique Concejo para definir sus sensaciones después de que su Burro Loco, un rosado «ecológico y vegano, hecho con mucho corazón» se haya subido a lo más alto del palmarés.

También para Félix Lezcano es un orgullo que los apellidos de la familia Lezcano-Lacalle, «pionera» en la elaboración de tintos en Cigales, tenga el marchamo de Gran Oro. «Nos reafirma en la convicción de que en Cigales se hacen las cosas bien», recalcaba, al tiempo que mostraba su confianza en que el mercado nacional comience a apostar los tintos de esta DO.

Como el Alfredo Santamaría 2013, que, según Pablo Santamaría, tiene una gran acogida en Brasil, China o Estados Unidos. Ahora espera que el premio logrado lo impulse en España. Y es que la enología actual premia lo bueno.

Que se lo digan a Camino Pardo, que ha visto como el Aponte Reserva 2008, de la DO Toro, ha subido a lo más alto. «Antes había reticencias al estilo Toro, pero se demuestra que se hacen vinos elegantes, complejos y de gran calidad», remachaba ayer.


Marcos Yllera, por su parte, considera que con las dos nuevas medallas conseguidas por la bodega –un Gran Oro y una Plata–, más las logradas en lo que va de 2017, «el grupo se afianza como referente mundial en excelencia y saber hacer en el sector».

También en Hijos de Alberto Gutiérrez la alegría era máxima con este reconocimiento «de prestigio» para el Finca Valdemoya Rosa Pálido y con un Oro para su De Alberto Ecológico 100% Verdejo.

Adolfo González, enólogo de Arzuaga, se felicitaba por las cuatro medallas conseguidas y la repercusión que suponen para la bodega, mientras que Álvaro Pérez, responsable de Marketing de Abadía Retuerta, se mostraba feliz con los dos reconocimientos, que son un nuevo impulso para el prestigio de la bodega. César Pitarch, de Convento San Francisco, premiada por el Aldesoña 2010, resumía el alcance del premio obtenido. «Vamos por buen camino», apuntaba, mientras matizaba que el mayor reconocimiento es el del cliente: «Ver una de nuestras botella vacía en la mesa de restaurante, después de que la hayan disfrutado».


Todos los premios se pueden concultar en este enlace

NOTICIAS RELACIONADAS